viernes, 27 de diciembre de 2013

No todo es igual que...

-









Tenia un manojo de promesas sobre la cama, hacia juego con el color de tus ojos
cuando me hiciste prometer.
Tengo también un "te quiero"  postrado  a lado de un corazón lleno de esteroides que acomplejado de si mismo ya no se puede ni ver.

Era todo tan tibio, tan pastel, tan ridículamente rosa, que apestaba a esperanzas y sueños de futuros inválidos.

Ahora no queda nada mas que recuerdos de tus gritos y gemidos dando vueltas en la cama.




Luis Huayhuas


-